lunes, 14 de julio de 2008

Molino de la Nava

Gracias a Eva y Benjamin, por tratarnos como amigos
Gracias a Antonio y Albert, por poner tanta ilusión en todo lo que hacen
Gracias a Ana por su salmorejo (aunque me supo a poco).

Cuando tuvimos que buscar hotel por Bujalance, por motivos laborales, lo mejor que pudimos encontrar fue en Montoro. Tras 7 km. de insufrible carretera (luego no resulta ser tan mala, pero después de 6 horas de viaje, ese último tramo se te hace horroroso a las 12 de la noche). Queriamos llorar un edificio perdido en la nada .............. todo cambió nada más entrar. La habitación perfecta directamente a la maravillosa piscina. Rechazamos el champan que nos ofrecieron al llegar, pero si aceptamos un cafe con algo de comida que nos ofrecieron, y Eva nos preparó personalmente. Nuestra idea cambió totalmente.
Al día siguiente en la cocina, los dueños personalmente nos la prepararon. Improvisaron un aperitivo de mocilla, cebolla, tortilla y garbanzos pelados, que estaba exquisito, y al que pusieron mi nombre por ser la primera en probarlo.
Fuimos el fin de semana por motivos laborales, pero no queríamos volver. Ya tenemos reservada la semana del 17 de agosto para volver, de vacaciones, y pasar allí una semana maravillosa.

Si algún día tenéis que ir por los alrededores de Córdoba, no dudeis en alojaron en este hotel rural , es el mejor sitio donde me he alojado en mi vida (y os aseguro que han sido muchos)

Un beso para todos los de Molino de la Nava. Nos vemos en Agosto.

2 comentarios:

Raffles dijo...

Nada komo algo rural para deskonectar del día a día...
^^
seguro ke disfrutaron al 100%...

Yo marcho kon unos amigos el 1 de Agosto a una kasita rural perdida entre los pikos de europa...

síiiiii...
freskito en Agosto...
río...

nada de humanidad...

Así sí!


-=.Lehian.=-

Paz dijo...

Hola guapo!
no te puedes imaginar que maravilla. Yo había estado en casas rurales, y en una hospedería, pero esto es impresionante. Perdido en medio de la nada. Por la noche se divisa toda la vía lactea. Por la mañana te despiertan los pajaros, y durante el día puedes ver un conejito que tiene suelto por allí, y forma parte de la casa.
Una autentica maravilla.

Besos